08. Principio “Con astucia, haz tu batalla” (Proverbios 24:6)

08. Principio “Con astucia, haz tu batalla” (Proverbios 24:6)

Existen muy pocas probabilidades de que podamos luchar contra el Yetzer Hará cara a cara. Como escribe el Or HaJayim (parashat Ajaré Mot): La única manera de ganar la batalla es cuidando diligentemente nuestros ojos y pensamientos. Cuando ya tengamos estos pensamientos en nuestra mente, y especialmente cuando ya tengamos estas tentaciones frente a nuestros ojos, será muy tarde y no podremos controlarnos.
Hay una serie de historias que se encuentran en la Guemará Kidushín (80a-81a), donde Hashem les demostró el poder del Yetzer Hará a algunos Tanaím que habían menospreciado su influencia. La Guemará cuenta que el Satán se presentó ante Rabí Akivá bajo el aspecto de una mujer seductora en la cima de un árbol. Él sintió tanto fervor hacia ella que no se pudo resistir, y comenzó a escalar el árbol, rumbo a cometer el pecado. A mitad de camino, la mujer se volvió a convertir en Satán y le dijo: “¡De no haber sido que se dijo en los Cielos que se debe respetar a Rabí Akivá y sus enseñanzas, te hubiera quitado la vida!” Hay una historia similar respecto a Rabí Meír en que este se puso a nadar para cruzar un río y pecar con una mujer que había visto del otro lado, pero cuando ya estaba a mitad de camino, la mujer volvió a convertirse en el Satán, reprendiéndolo con las mismas palabras. De estas historias aprendemos que es casi imposible poder pasar estas pruebas cuando la persona se encuentra enfrentada cara a cara con un deseo sexual.

Por lo tanto, para salir triunfante en esta batalla, debemos evitar pelear contra el Yetzer Hará cara a cara. Así como los terroristas generalmente tienen éxito porque no se enfrentan cara a cara con un ejército grande, nosotros también debemos intentar aplicar la táctica de batalla de guerrillas y anular al Yetzer Hará. El enfrentarlo cara a cara nos llevará, sin ninguna duda al fracaso. Por lo tanto, debemos construir vallas que nos ayuden a evitarlo. Para aprender qué vallas debemos construir, debemos comenzar por preguntarnos ¿cómo es que es que la Inclinación Maligna ha podido tener tanto éxito hasta hoy en día? ¿Cómo es que logra hacernos caer? ¿Cómo trabaja nuestra mente en las diferentes situaciones de la vida a las que nos enfrentamos? ¿Cómo utilizamos nuestra mente para pensar y procesar información? ¿En qué contextos se detona nuestra lujuria? ¿Cuál es nuestro estado de ánimo cuando ello sucede, y en qué situaciones comenzamos a experimentar nuestra debilidad?
Cuando nos analizamos a nosotros mismos en forma honesta (y muchas veces es muy útil si estudiamos nuestras conductas como si fuéramos una persona diferente que nos observa de afuera), podemos saber cómo la Mala Inclinación trabaja con nosotros. Entonces podremos anular al Yetzer Hará y evitar que nos libre una batalla cara a cara. Finalmente, debemos aprender a tratar de ni siquiera entrar en discusión con él. En lugar de librar una batalla directa con él, debemos aprender cómo caminar alrededor de él.

Write a Comment