Principio 5 Rompiendo el ciclo

Principio 5 Rompiendo el ciclo

Debemos reconocer cuán capciosa es esta adicción, cómo continúa mintiéndonos, haciendo que cometamos, una y otra vez, actos prohibidos para satisfacer nuestro apetito sexual descontrolado. Cada vez que vamos detrás de la lujuria, hacemos que sea cada vez más difícil curarnos de la adicción a largo plazo. Por eso debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para liberarnos de este ciclo vicioso ahora, dando los pasos necesarios para lograr la liberación. Todo el tiempo que nos mantengamos atrapados en el ciclo de la adicción, no podremos comenzar con la curación. Y la naturaleza de la adicción es tal que no podemos pensar en cómo salir de ella, sino que necesitamos actuar para poder descubrir una nueva forma de pensar.
Muchas veces pensamos que si pudiéramos satisfacer nuestro deseo sexual un poco más y darle lo que nos pide, entonces nos dejará en paz. Pero ocurre exactamente lo contrario. Jazal comprendieron la esencia de esta adicción y emitieron un enunciado respecto de este tema que realmente lo resume muy bien: “El hombre posee un pequeño órgano que si lo alimenta, está hambriento; y si lo hace pasar hambre, entonces está satisfecho”. El enunciado continúa diciendo: “Cuanto menos lo alimentes, menos lo necesitarás”. A pesar de que muchas veces resulta muy difícil al principio disminuir nuestro comportamiento lascivo y es probable que experimentemos síntomas de abstinencia, cuánto más logremos abstenernos del deseo sexual a corto plazo, más fácil resultará a largo plazo. Conociendo este Yesod (fundamento), podemos marcar una enorme diferencia.
Debemos reconocer que la adicción/el Yetzer Hará (la Inclinación Maligna) quiere nuestra alma y no nuestro placer. De lo contrario, ¿por qué mil veces nunca resulta suficiente? Mantén este dicho en tu mente: “Sólo una vez es demasiado; miles de veces nunca es suficiente”. No podemos negociar con la adicción. Tomar medidas a medias finalmente viene a ser lo mismo que nada. Los incidentes de control aislados no tienen significancia cuando se trata de una adicción; lo que cuenta es el patrón generalizado. Detenernos es el tema. Debemos tomar conciencia que estuvimos actuando de manera insana. No es sano repetir conductas auto destructivas. Esta adicción es, en el sentido más literal, una lucha entre la vida y la muerte por nuestras almas.

Write a Comment